En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.

25 JOVENES FALLECIDOS EN LAS CARRETERAS A 4 DIAS DE FINAL DE AÑO

27/12/2016

La muerte de 25 jóvenes en la carretera activa las alertas a cuatro días del fin de año.

Dos chicos de 20 años fallecieron a las dos de la madrugada de ayer en un accidente en Monterrei.

Un posible exceso de velocidad en la estrecha carretera que comunica Verín con Arcucelos, en la comarca ourensana de Monterrei, parece ser la causa del accidente que la madrugada de ayer acabó con la vida de dos jóvenes de 20 años, Nerea Fernández Barreira y Pablo Queija Pérez.

Ella era hija del diputado autonómico Raúl Fernández, secretario provincial del PSOE ourensano, y él, que conducía el coche, era un vecino de Laza conocido por su afición al carnaval. En el momento del accidente había niebla en la zona, según algunas fuentes.

Estas muertes elevan a 25 el número de jóvenes fallecidos en las carreteras gallegas cuando aún faltan cuatro días para que termine el 2016, un año en el que se ha producido un repunte en el número de víctimas en la carretera, que ya contabilizan 107 muertos frente a los 91 registrados en todo el 2015.

La pareja, que mantenía un noviazgo y que regresaba de Verín tras estar cenando con unos amigos, circulaba en sentido Arcucelos por la carretera OU-1021 a las dos y cuarto de la madrugada, cuando el Audi 90 en el que viajaban se salió de la vía tras tomar una curva a la derecha en la localidad de A Pousa (Monterrei). 

El coche se salió por el margen izquierdo y recorrió unos cien metros por un prado, según informó la Guardia Civil de Tráfico.

Finalmente, se estrelló contra un poste de hormigón del tendido eléctrico, que quedó partido por la mitad. Los dos ocupantes murieron casi en ese momento tras el impacto. Fue una vecina de A Pousa la que alertó del accidente tras encontrarse a los jóvenes, ya fallecidos, en el interior del coche.

«Oímos un estruendo espantoso»

Los bomberos de Verín acudieron a excarcelar los cuerpos, tras la confirmación del fallecimiento por el médico del 061. La tarea resultó dificultosa y se prolongó durante una hora por la deformación del vehículo tras el choque. La empresa suministradora de electricidad tuvo que desconectar el servicio por el riesgo de electrocución que existía durante la actuación de los miembros de emergencias, explicó Carlos Martínez, del parque de bomberos de Verín.

Los investigadores de la Guardia Civil ya han entregado en el juzgado las primeras diligencias sobre el suceso. Los informes técnicos y el de la autopsia, que puede tardar alrededor de un mes y medio en analizar las muestras tomadas al conductor, completarán la investigación.

El suceso conmocionó a la sociedad ourensana y provocó reacciones de condolencia en la comunidad política debido a la actividad pública del padre de la joven fallecida. A falta de lo que aporten los informes de los instructores de la Guardia Civil y del forense, un posible exceso de velocidad en una zona de poblado que tiene la velocidad limitada a 50 kilómetros por hora parece ser la causa del accidente. Pablo Queija conocía bien la carretera, una vía estrecha y con curvas, aunque el punto kilométrico de la calzada en el que se estrellaron, el 1,800, no era en principio demasiado peligroso.

Hoy se oficiarán los funerales de ambos jóvenes. El de Nerea, en la iglesia parroquial de San Ciprián, en Oímbra, a las cinco de la tarde, y el de Pablo, a la misma hora en la iglesia de Trez, en el municipio de Laza.

Heridos graves en Dumbría: Otro grave accidente se produjo horas después, pero en el municipio coruñés de  Dumbría. Tres personas resultaron heridas, dos de ellas de carácter muy grave, tras una violenta colisión ocurrida sobre las ocho de la mañana en la carretera AC-552.

En el siniestro se vieron implicados un camión que transportaba bombonas de butano y propano, que quedaron esparcidas por el suelo como resultado del impacto, y un turismo BMW.

Ambos vehículos chocaron de frente a la altura del kilómetro 81,600. Los conductores tuvieron que ser excarcelados por los bomberos de Cee. El conductor del coche, vecino de O Pindo, quedó inconsciente tras el impacto y fue trasladado de urgencia en un helicóptero al Hospital de Santiago, donde quedó ingresado.

El chófer del camión, natural de Corcubión, presentaba fuertes dolores en las piernas, con posibles fracturas. Una tercera persona que, según varios testigos viajaba en el BMW, resultó también herida, aunque en este caso, de carácter leve.